Traducción técnica

Lexlogos Servicios de Traducción | Traducción técnica

Lexlogos considera una traducción como técnica cuando el documento requiere de la colaboración de un traductor especializado en el área técnica y del uso de terminología específica. Esto significa que el traductor asignado a determinado proyecto debe contar con un alto nivel de experiencia y un excelente dominio de la terminología relevante y de las convenciones de escritura.

He aquí algunos ejemplos de proyectos técnicos:

  • Ingeniería (minera, energética, eléctrica, automotriz, electrónica, de petróleo y gas, marítima, aeronáutica, civil, física).
  • Computación (hardware, software, computación y redes, tecnología de la información).
  • Comunicación (telefonía, Internet)
  • Economía (finanzas, mercados de capital, comercio internacional).
  • Ciencias Sociales (medioambiente, educación, inmigración, recursos humanos, relaciones públicas, ciencia política, relaciones internacionales, ONG).
  • Publicidad y Marketing (desarrollo de marcas, boletines informativos, presentaciones).
  • Turismo (guías, folletos)

Por lo general, la traducción técnica es repetitiva y requiere del uso de terminología consistente a lo largo de un mismo proyecto. Por lo tanto, al traducir documentos técnicos, es muy importante utilizar herramientas de traducción asistida (Cat Tools).

He aquí una lista de algunas de las herramientas de traducción más importantes del mercado:

  • MemoQ
  • Trados
  • Déja Vu
  • SDLX
  • Fusion
  • Wordfast
  • Multitrans
  • Multiling Fortis
  • Passolo, among others

Todas estas aplicaciones cuentan con memorias de traducción, bases de datos terminológicas y dispositivos de alineación, que resultan de gran utilidad para el traductor.

La función del traductor técnico no solo consiste en transmitir información detallada, sino también en conferir al texto el mismo significado del documento de origen. En caso de documentos extremadamente técnicos, el traductor no solo debe interpretar el significado teórico del texto y tener un profundo conocimiento del tema que está traduciendo, sino además estar familiarizado con la práctica en cuestión. Por este motivo, la mayoría de los traductores de textos técnicos son además ingenieros, expertos en computación, economistas, etc.

“La tarea de pensar en el universo le compete a los especialistas. Al resto de nosotros, solo nos queda leer al respecto”. Mason Cooley